23/9/09

¡¡¡ALBRICIAS!!!

Aim sou japi que no veas: leo en la prensa que ya podemos estar tranquilos, que “los padres de niños con déficit de atención e hiperactividad contarán a partir de noviembre con un nuevo medicamento que promete mejorar la conducta y el proceso de aprendizaje escolar”, eso es lo que le cuenta a Efe un tal Frank López que nos dicen que es pediatra, pero además es portavoz de Shire; el fabricante de Intuniv (Guanfacine), la pirula en cuestión.

Y me pregunto yo que porqué tanta felicidad, si de esto ya había ¿no?, ¿qué nos ofrecen de nuevo? Pues básicamente lo que nos cuentan es que a) funciona y b) tiene pocos efectos secundarios. Ya saben ustedes que, los estimulantes, que llevan tantos años explicándonos que van muy bien pa`lo del niño y que no tenían problema (Sra. le tengo dicho que el tic no es cosa de la medicación… ya lo traía el niño de casa, no se preocupe se toma esta otra pastillita y ya se le pasa... recuerde ponerle un babero), ahora resulta que no funcionaban tan bien y que tenían algunos molestos efectos secundarios (es que se nos habían pasao). Esto me recuerda la espectacular carrera de Harold Sackeim que después de 25 años realizando ensayos que demostraban lo estupenda que era la terapia electroconvulsiva (trabajando para las empresas que vendían la máquina), se le ocurrió que la cosa no era para tanto, que igual a la gente luego se le pueden olvidar las cosas y andar un poquito menos espabilaos (para toda la vida), ahora Sackeim es más amigo de la estimulación magnética intracraneal y bueno, aunque lleve 25 años “equivocándose” vamos a tener que fiarnos de su trabajo a partir de ahora.

Vale, pero no se preocupen ¡esta es la buena! La industria farmacológica ha puesto su maquinaria a trabajar en este problema utilizando la más compleja tecnología… es decir cogiendo una droga que ya tienen y probándola en… TODO (malo será que para algo, no sirva) cogieron la Guanfacina, medicamento antihipertensivo, y lo están probando con todos los diagnósticos psiquiátricos que se les ocurren, en este momento se están realizando ensayos clínicos para probar su droga en Trastorno Límite de Personalidad, como coadyuvante a los antipsicóticos en esquizofrenia, para el tratamiento del “mono” de cocaína y alcohol, para el Trastorno por Estrés Post-Traumático, para problemas del desarrollo y además (estamos de suerte) ya se está mirando que tal funciona combinado con los estimulantes (¡no vamos a tirarlos!).

Pues eso, que en este proceso de complejo de bio-ingeniería hicieron ensayos con TDAH, y parece que a la FDA le parece bien. Así que, viendo la noticia, me puse a buscar algún ensayo de la pócima en cuestión (le explico al Sr. Anónimo que comentó el post anterior: siiii en Internet, ya ves, asín de vurro…), encontré alguna cosa bastante reciente en pubmed y en clinical trials y… cuál fue mi sorpresa cuando comprobé que todos los trabajos que encontré estaban firmados por mi amigo Jose “El Bidi” que, lejos de estar en el talego como yo pensaba, resulta que sigue firmando y publicando artículos a tutiplén.

El caso es que nos cuenta el ecuánime y desinteresado señor López, que el invento les ha funcionado en el 50 al 56 por ciento de los casos, (guau!!! ¡la mitad!). Lo que no nos cuenta es que, entre los niños tratados con el medicamento tuvieron eventos adversos entre el 77 y el 88,4 por ciento... pero bueno, pecata minuta: somnolencia (hasta en más del 30% de los casos), sedación, fatiga, vértigo, dolor abdominal, dolor de cabeza y otros, pero vamos poca cosa… de momento no se les murió nadie (en un ensayo de 8 semanas), que si el chaval tiene sueño, que duerma (falta nos hace).

Así que… aquí me tenéis, intentando contener la emoción y deseando que definitivamente el tan esperado Intuniv, sea aprobado definitivamente a ser posible, sin receta, para repartirlo a manos llenas entre mis familiares más cercanos, con toda confianza ya que: en distintos ensayos financiados por la empresa que vende el medicamento, unos señores que cobran de esta empresa y que (alguno) ha sido acusado de ponerle el cazo a las farmas, firmar artículos que no había visto, falsear resultados en los ensayos y un precioso y florido etcétera… Se ha demostrado que la mitad de los niños a los que se le administra la droga, van mejor de lo suyo.

Enhorabuena a los premiados

3 comentarios:

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Joer. Me pregunto como los de las farmaceuticas consiguen colarsela a gente que estudió medicina, y saben escribir en Inglés y todo oiga.....Tambíén me pregunto que diferencia hay entre el camello del barrio, tipo amable comprensivo y honesto, con estos tipos. Supongo que en los precios, la coca es mucho mas cara....
Me imagino que el comentario de anónimo te ha llenado de satisfacción, a mi jamás me han dicho nada semejante, ni un insultito de nada, y mira que he tensado la cuerda.....
Un saludo.

Juan M. Vazquez e Idoya Jarabo dijo...

Tranquilos chicos, esto pasa en las mejores casas...
Ayer aparecía en prensa las referencias a un estudio de la Universidad de Michigan y publicado en "Cancer" sobre las relaciones confesadas entre los científicos y las farmacéuticas en el campo de la oncología. Os dejo el link de la noticia:
http://www.elpais.com/articulo/salud/Demasiados/conflictos/interes/investigaciones/cancer/elpepusal/20090922elpepisal_2/Tes

Gladys Veracoechea dijo...

Hola, para mí es altamente preocupante lo del tema de la nueva medicación para el TDA. Soy psicóloga infantil, y cada día me convenzo más de que existen tratamientos eficaces sin el uso de fármacos. El control cognitivo-conductual, bioterapia, cambios de dieta y cambios de estilos de vida en los niños producen efectos altamente positivos que minimizan las conductas que muchas veces son incontrolables para padres y docentes. Pero tenemos en contra a la propia industria farmacéutica. Son millones los niños diagnosticados con TDA, y por lo tanto son millones de recetas médicas que se pueden vender. ¡Basta ya!, los niños no necesitan estar drogados para funcionar bien en el colegio ni en el hogar. Necesitan padres y docentes preocupados por ellos y que les brinden su apoyo; necesitan ser tratados como niños: ir a parques, estar en especios abiertos y no pasar sus días encerrados jugando nintendo. Necesitan una dieta saludable y no empaparse en azúcar y aditivos químicos con las chucherías que ingieren diariamente; necesitan apoyo terapéutico cuando así lo requieran: cuando se diagnostique alguna alteración en su desarrollo; necesitan ser tratados como niños y no como adultos "en pequeño". Aunque muchos profesionales de la salud lo nieguen, todas las drogas que en la actualidad se administran para el TDA pueden tener efectos secundarios, desde el componente principal (metilfenidado, atomoxetina, etc.) hasta los excipientes (colorantes basados en químicos).
El tema es preocupante y padres, docentes y público en general debemos estar alertas ante esta situación
Gladys Veracoechea Troconis
Psicóloga infantil
(Caracas-Venezuela)