28/1/09

ALTA TECNOLOGÍA

Existen varias cosas que me encantan en nuestra profesión, porque nos envisten de profesionalidad y nos tecnifican. Un ejemplo son los colegas que en sus consultas usan bata blanca (por si les salpican las lágrimas) y se ponen como motos cuando el cliente se confunde y les llama Dr. Raimundez (en el caso de que no lo fuera). A otros lo que les gusta es diagnosticar –Señora, tengo una noticia buena y otra mala. La buena es que su hijo no es un capullo tocapelotas como usted pensaba y la mala es que padece un claro caso de Trastorno Negativista Desafiante – si el colega lo cuenta con el ceño fruncido, mesándose la barba y en vez de utilizar el nombre completo utiliza los acrónimos (que si tiene un TDAH o un TOC, TEP o TAG…) la impresión es mucho mayor. Y por último si hay algo que a un profesional le hace más profesional, es el manejo de instrumental. Los físicos tienen los aceleradores de partículas, los médicos complejas técnicas de imagen, resonancias, analíticas varias… y nosotros tenemos… el 2-Question Screen (es que en inglés mola más).


¿A que viene esto? Pues está relacionado con un artículo publicado en Annals of Family Medicine. Una señora médica de la Universidad de Minnesota, Dwenda Gjerdingen (pronuncia tú eso), estaba muy preocupada porque parece que las mamás, después de tener un hijo, corren el riesgo de padecer una depresión postparto. Según ella esto ocurre en el 22% de los casos, según otras fuentes en un 14% (me gustaría ofrecer más precisión, pero esto es lo que hay). Esto es debido, según cuentan, a los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo. Sin embargo, algunos estudios encontraron que, en el caso de los papás, éstos también padecen este problema en un 10% de los casos. Es decir, dado que los hombres llevamos mejor el tema de los cambios hormonales del embarazo, y que a pesar de eso también nos deprimimos, podemos concluir que: 14%-10%= un 4% de las depresiones postparto son debidas a cambios hormonales y el resto son debidas a otras variables como el acojonamiento propio del acontecimiento.


Bueno (ya me fui por los cerros de Úbeda), el caso es que esta señora estaba muy preocupada por la posibilidad de que puede haber muchas mujeres sufriendo este tipo de depresión que no están recibiendo el tratamiento adecuado (regla fundamental en la lucha contra la crisis, que no se nos despiste una). Así que se puso a repartir cuestionarios entre las mujeres que habían dado a luz recientemente, para comprobar qué instrumentos podrían servir para detectar con facilidad quién estaba sufriendo depresión postparto.


Pues bien, descubrió que el 2-Question Screen tenía una sensibilidad ante la depresión del 100% (lo que implica que ninguna persona deprimida dio “negativo” en la escala) y una especificidad del 44% (lo que implica que sólo el 44% de las personas que dieron “positivo” en la prueba, estaba clínicamente deprimida). Y os preguntaréis ¿Cuál es esa prueba, con una sensibilidad perfecta a la depresión? ¿procede de alguna civilización más avanzada? ¿quizá de los ocultos laboratorios pertenecientes a los servicios de inteligencia de alguna superpotencia mundial? Tranquilos, el secreto ha salido a la luz, la prueba es la siguiente:


Conteste a las siguientes preguntas:

1. Durante el último mes, ¿has estado frecuentemente molesta por sentirte baja de ánimo, deprimida o desesperanzada? Sí - No

2. Durante el último mes, ¿has estado frecuentemente afectada por un menor interés o placer al hacer cosas? Sí – No


A partir de tan complejo instrumento podemos concluir: a) que lo mejor que podemos hacer para averiguar si una persona está deprimida es preguntarle, b) que las personas que dicen no estar deprimidas, no suelen estarlo y c) que las personas que dicen estar deprimidas a veces no lo están, y esto puede ser debido a: c.1) un ataque de maula y c.2) a que el criterio del sujeto sobre lo que es estar deprimido no coincide con el del médico, que sabe mucho más (en este caso el criterio del médico es lo que dice el DSM-IV y la Entrevista Clínica Estructurada de dicho manual).


Así que he dejado a un lado mi modestia y me he decidido a construir mi propio instrumento, que servirá para la detección de un amplio rango de problemas. De manera que tras un complejo análisis factorial de distintas pruebas existentes y análisis estadísticos superespecializados he conseguido construir una escala tipo Likert casi perfecta: el QTdT aquí la teneis:


Lea la siguiente pregunta y marque la respuesta que más se aproxime a su estado actual:


1.-¿Qué Tal de lo Tuyo?


a) Muy mal

b) Mal

c) Ya ves, eso es como todo

d) Pse

e) Voy tirandillo

f) Bien

g) Estoy que lo peto


*Las personas que respondan g) es probable que estén pasando por una fase maníaca de un trastorno bipolar.

3 comentarios:

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Hola. Se ha montado una interesante discusión, así que una vez mas (si, soy pesadito ¿eh?) muchas grácias por participar. El anónimo les contestó a ti y a Gustavo, a mi ni "mu", me parece que le caí mal (que se le va a hacer....)
En cuanto a la entrada, lo de siempre, buena. Lo alucinante es que tu y yo conozcamos a la tipa esta de nombre impronunciable, por semejante idiotez. Parece que a mayor chorrada, mas difusión, lo cual es lógico, dado que cualquier planteamiento a mas sencillo, también es mas fácil de enseñar, reproducir y transmitir, ya lo sabia bien el maestro Goebels.
Un saludo.

Gustavo dijo...

Muy cachondo. Completando el algoritmo:
A) derivación a ingreso hospitalario
B)medicación en pastillas gordas
c) pastllas más ligeras tipo ISRS
d) y e) psicoterapia, a charlar un rato
f) sospechoso de estar en plena negación (o bien profesional de salud mental, inasequible al desaliento)

Capitan HW dijo...

Amigo mío, acabas de crear un instrumento con una sensibiliad infalible a cualquier tipo de trastorno / cosa que seguramente con toda probabilidad afectará al 125% de la población occidental, en poco tiempo esta epidemia cosiológica afectará al tercer mundo, al que traspasaremos la lacra del trastorno / cosa perenne.
Esto tendrá dos consecuencias principales:
1) Paliará la crisis del sector, dado que todo sujeto será susceptible de ser tratado (aunque el terapeuta tendrá también algún trastorno, efecto colateral sin importancia)
2) las jodidas farmacéuticas seguirán con su plan dominador del planeta, desarrollando a cada poco nuevos fármacos con fórmula mejorada que mejora en un leve porcentaje el éxito de us precedentes para nuestra curación.

Macho, un grandísimo trabajo. Además con unos retoques sirve para certivicar que todos estamos curados...

Sigue así!