18/5/09

DEL PORQUÉ DE LOS PORQUÉLES

“Quien tiene un PORQUÉ vivir, es capaz de soportar cualquier cómo”.

La sentencia es de Nietze, y a mí personalmente me gusta. Se convirtió en máxima de la psicología humanista que popularizó Victor Frankl, donde ese PORQUÉ se transforma en el “sentido” del “Hombre en busca del sentido”. Y aquí me lío en un rollo semántico… que digo yo… que el porqué de Nietze era un porqué puramente finalista (podría ser un para qué o para quién), mientras que el “sentido “de Frankl tiene que ver con un porqué explicativo un porqué causal.

Simplemente (ya ves que tontería) establezco una distinción artificial entre estos dos porquéles, para referenciar el potencial que tienen estos porqués, uno piensa que si alguien tiene un fin definido en su vida podrá hacer cualquier cosa para conseguirlo… el otro fue capaz de sobrevivir en un campo de concentración siendo capaz de encontrarle sentido a la vida más allá del sufrimiento presente.

¡Cuidado!…. parece que podría ponerme trascendente. No se preocupen ustedes, se me pasa pronto. Sólo quería hacerme eco de un experimento curioso realizado por Langer en 1978, que algunos (como Cebeiro, M.) consideran un ejemplo de cómo las personas (al menos en la cultura occidental) tendemos a depender de una lógica lineal. El experimento se llevó a cabo en las colas que se formaban en la Universidad (supongo que Harvard) frente a las fotocopiadoras, Langer quería comprobar con qué probabilidad es posible que nos dejen colarnos en una de estas filas dependiendo del discurso que utilicemos.

En primer lugar, se pedía a las personas que tenían preferencia para realizar sus fotocopias; -Perdona, sólo tengo cinco páginas ¿puedo usar la fotocopiadora, porque tengo mucha prisa?. Con esta fórmula, un 95% de los estudiantes cedían su sitio en la cola. Sin embargo si la fórmula utilizada era; -Perdona, sólo tengo cinco páginas ¿puedo usar la fotocopiadora?. La probabilidad de que nos cedieran el puesto se reducía a un 60%. Parece que la diferencia entre las dos situaciones está en la explicación “porque tengo mucha prisa” , podríamos pensar que las personas ceden con más facilidad su puesto, porque en el primer caso hay una argumentación causal válida que justifica la cesión del puesto. Sin embargo cuando la fórmula utilizada era -Perdona, sólo tengo cinco páginas ¿puedo usar la fotocopiadora, porque tengo que hacer fotocopias? la probabilidad de que los alumnos cedieran su puesto, volvía a ascender a un 93%. Parece que es la mera conjunción “porque” la que tiene el potencial explicativo causal y una vez que escuchamos tal conjunción, no es necesario nada escuchar más. Parece, que podríamos tomar la sentencia de Nietze de un modo absolutamente literal y lo que necesitamos es únicamente el “porque”.

6 comentarios:

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Bueno, yo tengo una explicación un poquito menos lineal y finalista, claro, a nivel de significados, como siempre.
El hecho de dar una explicación o un porque, también implica tomar una posición de inferioridad, y otorgar al otro el papel de "merecedor de una explicación". También se me ocurre que en cierta manera se expresa una necesidad, aunque de la otra forma queda implícita, aquí se explicita.
Los porques, no son sino palabras, bla bla bla, que pueden ser ciertos o no, pero implican o significan un modo de hablar estratégico ya que me parece que conllevan esos aspectos que mencioné antes.
Lo de la linealidad de las explicaciones es muy efectivo, al igual que los heurísticos cognitivos, en la mayor parte de las ocasiones ahorran esfuerzos y son efectivos. Los problemas vienen cuando fallan, claro....

Antonio Olives dijo...

Me parece muy interesante la visión estratégica, utilizar el porque como una forma de situarse en posición onedown como modo de conseguir algo. Algo así como que las palabras además de ser un medio de intercambio de información, también definen la relación.

Un saludo, interesante aportación.

Druid dijo...

Yo (igual me equivoco, dado que asumo que estoy entre expertos), a nivel personal, le doy mas importancia a la actitud de la persona que en este caso me solicitaria las fotocopias, que no probablemente a como me lo pida (evidentemente respetando las normas de educación).
Supongo que tendemos a dejar hacer a aquel que de antemano está seguro de hacerlo.

Gustavo dijo...

Buenas reflexiones.
Este tipo de disparadores automáticos me temo que son la base de mucho marketing y técnicas de persuasión; otro: "gratis".
Pero me gusta mucho el aforismo de Nietzsche; es muy válido en terapia (me remito a él con frecuencia, al menos).

Cotrapsicología Salamanca dijo...

Bueno, para aquellos que les fastidia que los Humanistas del rollo de Frankl (que aunque es humanista en poco se parece a Maslow) ya se olieran este tipo de cosas, y prefieran despreciar esto de la voluntad de sentido, también para los cognitivistas y si queda algún conductista radical por ahí... les recomiendo leer sobre la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT). Es interesante ver cómo se rescatan estas cosas.
Un saludo

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Efectivamente "contra.." al igual que en el caso de Goleman, aquí no se inventa nada nuevo. La terapia de aceptación y compromiso, es una etiqueta para definir una realidad, una filosofica en el proceder y el entender, ya conocida con mucha, mucha anterioridad.
Un saludo.